Si has desarrollado una nueva función de una invención, puedes protegerla; así, tendrás el derecho exclusivo para su explotación comercial.