Por medio de este contrato, una persona se obliga a prestar a otra un trabajo personal subordinado, mediante el pago de un salario. Fija claramente los derechos y obligaciones del empleador y del trabajador.